7 mensajes que los educadores desean comunicarnos

by Mar 3, 2021

Hace poco encontré un articulo en el Washington Post que llamó poderosamente mi atención y me llenó de emoción. Se trataba de mensajes que los maestros en los Estados Unidos querían comunicarle a los padres y madres de familia. Curiosa acerca de que me comentarían mis propias amistades y colegas docentes en América Latina empecé a hacer una pequeña encuesta con un grupo pequeño de ellos. En esta lista, he recolectado algunos de sus comentarios en primera persona:

 

  1. Nos ilusiona seguirnos capacitando. No quiero dejar de estudiar nunca, así tenga que hacer algunos cambios.  Creo en la educación continúa  porque es importante modelar este valor para mi misma, mi familia y mis estudiantes.   Una buena noticia es que como ahora trabajo de casa, ya no invierto 2 horas de tiempo de viaje al centro de trabajo, y he podido tomar un pequeño curso de capacitación en educación virtual. Me gustaria contar con mayor apoyo para aprender cosas que realmente me sirvan para que mis estudiantes estén más interesados en las clases virtuales.

 

2. Somos multifacéticos: nos desempeñamos como árbitros de conflictos, motivadores, investigadores, organizadores y conseguimos enseñar una materia a toda la clase. Además, nos encargamos de la defensa civil ¡ya que también nos encargan los simulacros de desastres! En realidad, no nos asustan los nuevos retos ya que tenemos creatividad, versatilidad y vena innovadora de sobra.  Fuera del salón,  interactuando  con el equipo de colegas tambien desempeñamos diferentes roles, somos mentores, trabajamos en proyectos y actividades extracurriculares. Debido a que tantas personas de la comunidad escolar perdieron la vida durante el 2020,  hemos lo imposible por acompañar  a los deudos en el proceso de duelo y que no se sientan aislados.

 

 

 

 

3. No tenemos tiempo para vida personal cuando estamos en la escuela. A veces me gustaría poder telefonear a mi casa, enviarle un texto con un mensajito a mi pareja,  o hacer una cita con el pediatra de mi hijo, pero el día se me pasa volando. Inclusive, aunque ahora estamos en modalidad virtual, acompaño a algún estudiante durante la hora del almuerzo,  atiendo problemas que surgen o debo tomar tiempo extra para verificar que la tecnología no me falle en la próxima clase.

 

4. Mis alumnos me importan y me apasiona mi trabajo. Hago este trabajo no porque sea sencillo o porque sea bien remunerado, sino porque creo que la educación es el camino para el empoderamiento y el bienestar de las personas. Toda esta incertidumbre de la pandemia y los desafíos que hemos enfrentado como seres humanos, me han reafirmado en mi propósito, pero todavia, cuando siento mucha presion , quizás  no sé como expresar mis emociones.  Estoy trabajando en mis creencias limitantes acerca de la vulnerabilidad para comunicar lo que siento y poderme conectar mejor con los demás pues quiero seguir creciendo y ser una fuerza de cambio en el mundo.

 

 5. Los padres de familia son grandes aliados para los educadores. Cuando ellos respetan y valoran nuestra labor, sus hijos aprenden de ellos. No somos equipos con intereses opuestos, sino que ambos tenemos pasión por dar lo mejor de nosotros. Valoramos su cortesía, colaboración y cualquier soporte que puedan ofrecernos para hacer de las clases virtuales, un aprendizaje más efectivo. Creo que en la comunicación con los padres y madres de familia,  es donde el efecto de las emociones que percibimos y las que no alcanzamos a reconocer tiene más impacto, porque a veces hay malentendidos. Por esa razón creo que la empatía es una habilidad fundamental que tenemos que incorporar en nuestra escuela, para poder validar y honrar los necesidades y la opinion de los demás sin reactividad.

¿Qué significa ayudar? La ayuda es un arte. Como todo arte, requiere una destreza que se puede aprender y ejercitar. También requiere empatía con la persona que viene en busca de ayuda.

Bert Hellinger

6. Somos generosos y dedicados con nuestro tiempo. El tiempo de clase representa solamente una parte de nuestro trabajo, es como un iceberg y a veces olvidamos que hay una gran parte de mis labores que no son del todo evidentes para los padres y madres de familia. Además de estar en al aula, dedicamos horas y noches a preparar lecciones, calificar trabajos, llevar registros del progreso de la clase, preparar todo lo administrativo que se nos solicite, y también dedicamos un tiempo a reunirnos con los padres y madres de familia para informalos del progreso de los estudiantes. 

 

7. A veces nos sentimos desmotivados. Somos seres humanos con un alto sentido del propósito, como tal nos enorgullece dar lo mejor de nosotros, pero a veces nos sentimos vulnerables  por la falta de comprensión acerca de lo que realmente significa nuestro trabajo. La sensación de estar aislados y la percepción  de no contar con apoyo, sintiendo que todas las expectativas están puestas en nosotros a veces puede ser muy estresante emocionalmente.

 

 

 

¿Qué pasaría si nuestras emociones pudieran convertirse en un recurso para nosotros? Es decir, en lugar de ser un enemigo, o algo irrelevante, o algo abrumador, poder usarlas como un activo para  conectarnos con nosotros mismos y entre nosotros? “

Josh Freedman

CEO, Six Seconds

Mensajes de aliento para nuestros educadores

Descarga  y comparte estos mensajes de optimismo e inteligencia emocional y ayudanos.a amplificar el mensaje de la inteligencia emocional para crear ambientes con más conexión ,  intención y propósito.

 

 

¿Te gusto este artículo ? Déjanos  un comentario, y si eres docente o trabajas en el campo de la educación te pedimos que compartas este material si encuentras que puede ser útil  para otras personas.

5 + 6 =