Select Page

Integrando las Emociones:

Repensando la forma en la que evaluamos los pensamientos

¿Qué significa sentir y por qué sucede esto? Actualmente, la mayoría de las personas ven las emociones como “buenas” o “malas”, lo que nos deja en un estado constante de lucha interna contra nuestros propios sentimientos. ¿Existe otra opción? ¿Cómo llegar a un paradigma con mayor equilibrio?

 

 

Imagine el clásico ejemplo padre- hijo;  tomemos un niño de unos ocho años. Su padre está ocupado lidiando con 3.3 millones de tareas y quehaceres, ha sido un día largo y todos están cansados. El niño se ocupa de los asuntos de niño y entonces sucede algo, casi irrelevante, tal vez su juego de video deja de funcionar. Entonces,  como era de esperar, el niño se molesta (también ha sido un día largo para él).  Supongamos que está muy molesto, irrazonablemente molesto, y actúa así: golpea algo, patea algo, grita,  se siente abrumado por esta avalancha de sentimientos (y temeroso de la reacción de sus padres) y comienza a llorar.

 

¿Cuál es la reacción típica de los padres?  Veamos las opciones.

Invalidar las emociones

Cuando hacemos una pregunta, que parece reconfortante en la superficie,  pero más probablemente invalidando: “Deja de llorar cariño, no es gran cosa”. “No deberías enojarte tanto”. O incluso el clásico clásico de las papas y mamas: “Déjalo o te daré algo por lo que llorar”.

Entonces, ¿Qué aprendió el niño sobre estos sentimientos?

¿Qué has aprendido tu mismo sobre este tipo de sentimientos, sentimientos como ira, miedo, dolor o celos?

En todo el mundo, la gente me ha dicho lo mismo: esos son sentimientos “negativos”. Incluso sentimientos “malos”. Los encontramos incómodos, abrumadores, atemorizantes, fuera de control (y ahora quizás en lo que leemos esto estamos teniendo “malos sentimientos” sobre nuestros “malos sentimientos”).

Entonces, ¿cuál es la respuesta natural y razonable a algo malo? Controlarlo. Empújalo lejos. Cúbrelo. Aplastarlo. O al menos, esconderlo. Tal vez después de alguna terapia, “administrarlo”.

¿Qué hay de acoger esos sentimientos, de aceptarlos cómo válidos? 

Cada vez más, estamos felices de hacerlo (pero solo con emociones “positivas“): la moda actual es que si no estamos inundando de felicidad a nuestras familias, escuelas y oficinas, entonces quizás somos malos (porque la “felicidad” se considera ideal). Pero incluso esta actitud está cargada de juicios y suposiciones, pues  estamos limitando el poder motivador de los sentimientos a unos pocos elegidos. Nos encontramos  decidiendo que algunas emociones son buenas … lo que requiere que otras sean malas.

En los últimos 14 años de enseñanza sobre las emociones como motor de un cambio positivo, he llegado a considerar que esta vilipendio de nuestras propias emociones es el mayor obstáculo para la inteligencia emocional.

Estrategia #1 Modelo de Plutchik

Así que me gustaría proponer una forma diferente de pensar sobre las emociones. Primero, exploremos un modelo muy inrersante creado por Robert Plutchik.

Dr. Plutchik estudió la forma en que los animales experimentan, expresan y responden a las emociones. Él observó que siguiendo la tradición de Darwin, existe un propósito adaptativo para la emoción. Los sentimientos ayudan a los animales a sobrevivir al alertarlos sobre amenazas y oportunidades, y al proporcionar un mecanismo de comunicación universal entre especies. Si alguna vez has escuchado el gruñido enojado de un lobo, o te ha encantado la sonrisa juguetona de un cachorro, lo entenderás visceralmente.

Plutchik propuso un modelo de ocho emociones básicas, cada una de las cuales tiene una respuesta fisiológica. Dijo que cada uno de estos podría ser más o menos intenso, y podrían combinarse. Se representan como opuestos porque provocan respuestas fisiológicas opuestas.

Las emociones son señales

Hay muchas formas diferentes de definir las emociones, pero los investigadores de esta teoria adaptiva de las emociones tienden a ver que estas respuestas fisiológicas básicas responden a una necesidad de supervivencia diferente, es decir  (a) enfocan nuestra atención en una amenaza u oportunidad, y (b) motivan una respuesta.

La ira, por ejemplo, es una señal de que nuestro camino está bloqueado. Ejemplo: Cuando queremos ser considerados, percibimos que alguien está interfiriendo con eso, entonces estamos enojados con la persona u obstáculo. La ira sirve para centrar nuestra atención en la amenaza y motiva una respuesta de lucha o empujar a través del obstáculo.

Aquí hay una tabla de las ocho emociones básicas y una descripción probable del enfoque y la motivación proporcionada:

Podemos usar esta tabla para “decodificar” nuestras experiencias emocionales. Nos muestra que las emociones tienen un propósito, que hay valor en todos los sentimientos. Pero aún es fácil caer en la tentación de decir que algunos son “negativos” porque están vinculados a problemas o amenazas.

Podemos tratar de eliminar el juicio y llamar a algunos de estas emociones “agradables” o “desagradables”, pero eso tampoco funciona del todo: a veces, cuando creo que mi hijo me está desafiando, se siente muy agradable expresar mi enojo. Por ejmeplo, cuando mi padre murió, se sintió “bien” (no exactamente agradable, pero reconfortante) sentirme triste.

Otro enfoque es caracterizar a la emociones como “contracción” versus “expansión”. Los sentimientos vinculados a los problemas reducen nuestra atención y hacen que el uso se centre en los problemas, nos frene, restrinja nuestros riesgos. En el otro extremo, algunos sentimientos nos estimulan a mirar hacia afuera, a ser más abiertos y a correr riesgos. De todas estas caracterizaciones “duales”, esta es mi preferencia porque está genuinamente exenta de prejuicios. Sin embargo, me gustaría ir un paso más allá.

En el budismo y en muchas otras tradiciones, existe una noción de “no dualidad”. En lugar de ser buenos y malos como opuestos, las emociones pueden verse como una sola cosa, que posee dos lados equilibrados. Esto se representa visualmente en el símbolo yin-yang. En ese gráfico, el universo (un círculo) es mitad y mitad … pero en realidad no está dividido. El blanco y negro están entrelazados: son un círculo con dos aspectos.

 

El miedo es una pregunta: ¿De qué tienes miedo y por qué? Así como la semilla de la salud está en la enfermedad, porque la enfermedad contiene información, sus miedos son un tesoro de autoconocimiento si  se los explora . – Marilyn Ferguson

Estrategia #2 No dualismo

¿Podemos tener una visión no dualista de las emociones?

En lugar de caracterizar los sentimientos como opuestos (bueno / malo, agradable / desagradable, contraerse / expandirse), ¿hay alguna manera de verlos como un todo vinculado? A menudo, las personas con las que me encuentro describen a las emociones dentro de una línea contínua: un espectro de un extremo a otro, como en una recta numérica. Esto tiene algún mérito porque estamos empezando a vincularlos como parte de un todo, pero sigue siendo dualista pues en la recta numérica, hay enteros positivos y negativos.

Pensemos en la definición de enojo: te sientes enojado cuando quieres ir a algún lugar, pero tu camino está bloqueado.

Entonces la ira surge de esa sensación de obstáculo. Entonces, ¿qué podríamos llamar ese sentimiento de “querer ir a algún lado“? ¿Quizás anticipación? ¿O tal vez compromiso es una versión más poderosa de esa palabra?

En ese caso, podríamos decir que en realidad no existe la ira sin compromiso: ¡Si no quieres ir a ningún lado, no te enojarás! En otras palabras, no son dos cosas separadas: la ira solo existe en contraste, en equilibrio, en un contexto de compromiso.

¿Qué tal el miedo? El miedo es un mensaje de amenaza potencial: una señal de que algo que te importa está en riesgo … así que si no te importa, no sentirás miedo. En otras palabras, el miedo y el cuidado (también conocido como amor) también son una no-dualidad.

El dolor surge cuando estás perdiendo a alguien o algo que importa: una relación significativa, una persona importante. Pero cuando sentimos ese significado también lo experimentamos como alegría.

Finalmente, el asco es una señal de atropello . Significa que se han roto las reglas,  los acuerdos en riesgo, y/o los sistemas y estructuras de una relación están en peligro. Sin embargo, si no sentimos confianza en esas mismas cosas, si no indican una sensación de seguridad y equilibrio, entonces no nos importaría si estuvieran en peligro.

3 Mensajes Clave acerca de las Emociones

Es probable que en nuestra vida cotidiana, haya muchas necesidades básicas y ciertamente muchos, muchos “deseos”. Las necesidades y los deseos están vinculados a una gran variedad de sentimientos. Pero tal vez si podemos reducir esto a un nivel simple, la complejidad de nuestros sentimientos se vuelve más fácil de entender y de manejar. Si bien no estoy seguro de si estas etiquetas son totalmente adecuadas, hay tres mensajes clave que esperamos se lleve consigo luego de esta lectura:

1. Las emociones son señales que cumplen una función. No deben ser “obedecidas ciegamente”, pero tampoco deben ser ignoradas.

2. Existe una conexión innata entre las necesidades y las emociones. Al tratar de dar sentido a los sentimientos propios o ajenos, tenga en cuenta que pueden ser señales sobre una necesidad central.

3. Aunque los sentimientos pueden ser incómodos y abrumadores, resista el impulso de juzgarlos y juzgarse a usted mismo y a los demás por tenerlos. En cambio, considere que cada sentimiento es parte de una historia más grande, una historia de lo que es realmente más importante.

Consulte los últimos artículos sobre la práctica de la inteligencia emocional en el trabajo, en el hogar y en la escuela.

Persiguiendo la Meta Noble en el Modelo EQ de Six Seconds

Persiguiendo la Meta Noble en el Modelo EQ de Six Seconds

Las Metas Nobles activan todas las demás competencias en el Modelo EQ de Six Seconds. Cuando estás conectado con tu visión y misión personales, la Inteligencia Emocional tiene un significado y relevancia poderosos. En este artículo, te hablamos de los 5 criterios de la Meta Noble.

Incrementar la Empatía según el Modelo de Six Seconds

Incrementar la Empatía según el Modelo de Six Seconds

“Cuando aumenta la empatía hacia los demás, tu energía defensiva disminuye y la energía positiva la reemplaza. Ahí es cuando puedes ser más creativo para resolver problemas.” ~ Stephen Covey Definición de Incrementar la Empatía: Reconocer y responder adecuadamente a...

Satyagraha de Cuarto Grado

Satyagraha de Cuarto Grado

Satyagraha es un proceso de resistencia y una fuerza de poder, y un ejercicio de justicia. En el fondo, es el cambio que comienza con el amor. En este artículo, Josh Freedman, CEO de Six Seconds nos comparte cómo aplicar este concepto de no violencia con niños desde el cuarto grado!