Seleccionar página

Jóvenes Navegando en Mundo Digital:
5 Sugerencias Prácticas para Padres y Madres

A medida que la tecnología se hace cada vez más presente en todos los aspectos de nuestras vidas, ¿Cómo pueden los padres y madres de familia ayudar a sus hijos a desarrollar hábitos saludables que les sirvan en la niñez, adolescencia y a ellos mismo como adultos? 

 

Azra llegó a casa llorando, después de  su primer día de clases de sexto grado: «Soy la única que no tiene un teléfono inteligente», le dijo a su padre, Murat Muhurdaroglu.

«Bueno, es bueno ser único«, pensó Murat. «Pero la niña estaba realmente molesta, y al saber que está atravesando por una edad tan complicada en términos de adaptación,  acepté analizar su reclamo».

Murat llamó a otros padres y, para su sorpresa, descubrió que la mayoría de los compañeros de clase de su hija sí tenían teléfonos inteligentes. De hecho, la clase tenía sus propios grupos de WhatsApp, a los que Azra no podía acceder sin un teléfono inteligente. Entonces, Murat se sentó a platicarlo con su esposa. Ellos habían decidido no darles a sus hijas teléfonos inteligentes hasta que cumplieran 15 años, para lo que aún faltaban varios años para Azra.

Nos preocupaban los problemas de salud mental y física asociados con el uso excesivo de tecnología entre los jóvenes. Queríamos que leyera y jugara en lugar de usar un teléfono inteligente ”. Pero a petición de Azra, lo reconsideraron.

Estaba realmente fuera del circuito de comunicación. Mi esposa y yo lo discutimos esa noche y estábamos en la misma frecuencia. Hablamos sobre las ventajas y desventajas de tener un teléfono o no. En ese momento, ambos pensamos que no tener un teléfono la dañaría de cierta manera. Fue una charla breve. Decidimos comprar un iPhone al día siguiente «.

Una semana después, Azra volvió a casa llorando nuevamente. Esta vez, no fue por lo que no podía hacer sin un teléfono inteligente, sino por lo que podía hacer teniendo uno. Había tenido una discusión sobre WhatsApp con un chico de su clase, y él había amenazado con denunciarla al director de la escuela.  Para Murat,  quien es Preferred Partner  de Six Seconds con base en Estambul) esta fue una llamada de atención. Fue entonces cuando me di cuenta de que, si bien le había entregado el teléfono, no le había entregado el conocimiento, ni las habilidades ni las actitudes necesarias para navegar por el mundo digital”.

Según los datos recientes acerca de este tema, su hija no es la única joven que carece de la  preparación adecuada para lidiar con estas nuevas y poderosas tecnologías.

El tiempo de pantallas está relacionado con problemas de salud mental

Un grupo creciente de investigadores indica que el uso excesivo de tecnología es un problema generalizado, con graves consecuencias para la salud mental de los adolescentes: el uso de las redes sociales, en particular, se ha relacionado con un aumento de la ansiedad, la depresión y el aislamiento social.

Según un estudio llevado a cabo con adultos jóvenes, publicado en The American Journal of Preventive Medicine, aquellos con más del 25% de uso de las redes sociales tienen el triple de probabilidades de informar sentirse socialmente aislados. Consideremos la ironía: la conexión instantánea en las redes sociales se correlaciona con el aislamiento social.

Y en otro estudio, los investigadores descubrieron que los síntomas de ansiedad y depresión en  los adolescentes aumentaron proporcionalmente al aumento del tiempo expuestos a la pantalla.

Curiosamente, los adolescentes no ignoran ingenuamente lo que está sucediendo. En realidad, ellos son bastante conscientes de que su uso de la tecnología  les acarrea múltiples problemas.

Existe un reconocimiento del problema, pero los jóvenes no se sienten capaces de superarlo

Según los propios adolescentes, el uso de la tecnología conlleva una serie de  problemas. En un estudio del Pew Research Center, el 90% de los adolescentes calificó la cantidad de tiempo que su grupo de edad pasa en línea como un «problema». Y el 60% de los encuestados lo calificó como un «gran problema».

Más de la mitad, el 54%, dijo que pasa demasiado tiempo en su teléfono celular, y el 41% admitió pasar demasiado tiempo en las redes sociales.

A pesar de esto, muchos se sienten incapaces de controlarlo. Y en su defensa, el desarrollo cerebral no juega a favor de ellos. Los cambios neurobiológicos y hormonales en el cerebro adolescente intensifican su deseo de encajar, ser querido y respetado. Y las aplicaciones de redes sociales se han diseñado específicamente para activar los centros de recompensas sociales del cerebro, para que les guste y se comparta. Los métodos que las compañías tecnológicas han elegido, para solidificar los hábitos de los usuarios, es que existan coincidencias con las vulnerabilidades de los adolescentes.

Es por eso que los padres deben asegurarse de proveer a sus hijos con las habilidades y actitudes que necesitan para navegar en un mundo saturado de tecnología. Del mismo modo  que Murat deseaba haber hecho un mejor trabajo con Azra, recurrimos a Teodora Pavkovic, psicoterapeuta, coach de crianza y experta en bienestar digital para niños y padres.

Teodora nos brindó 5 de sus consejos prácticos para la crianza de los hijos en la era digital:

 

Comunique este mensaje con efectividad!

Únase a nuestro proximo grupo de Libera Tu EQ, una experiencia en tiempo real, en que aprenderá a usar su EQ de forma práctica y eficaz para resolver temáticas de todo tipo: desde muy personales, como la crianza, hasta metas profesionales que tienen que ver con su desempeño en el trabajo. 

5 Consejos para preparar a los jóvenes para un uso inteligente de la tecnología:

 

1. Crea hábitos saludables  desde el comienzo. “El tiempo en contacto con la tecnología es como la comida”, dice Pavkovic, “y no toda la comida es igual. Los niños no pueden crecer y desarrollarse para estar saludables con una dieta estable de sólo proteínas o sólo azúcar, y lo mismo ocurre con la tecnología. Es crucial ser intencional y medido «. No se trata únicamente de la cantidad. Pavkovic dice que también es importante tener en cuenta cómo usamos la tecnología con nuestros hijos cuando son muy pequeños: ¿Se pasan el tiempo frente a la pantalla  para que se queden tranquilos, o se les oculta como una forma de castigo? Los cerebros de los niños forman conexiones excepcionalmente rápidas, y las reglas que establecimos para ellos desde el principio se incrustan y son difíciles de modificar. «La tecnología es una herramienta, después de todo, y queremos enseñarles acerca de su utilidad, así como sus posibles inconvenientes, y queremos hacer esto en etapas apropiadas para el desarrollo».

2. Establezca limites basados en sus valores familiares. ¿Cuánto tiempo de pantalla y consumo de tecnología se debe permitir? Pavkovic dice que cada padre, madre o pareja tiene que decidir los parámetros de uso tecnológico seguro y aceptable para su familia, y establecer límites basados en eso. “La parte importante es estar informado como padre y asegurarse de comunicarle a su hijo por qué las reglas son las que son. He descubierto, una y otra vez, que los padres que se sienten confiados y en total propiedad de sus puntos de vista y valores, y que mantienen la conversación sobre la tecnología fluyendo con sus hijos, son más capaces de tolerar la ira y las protestas ocasionales de sus hijos frente a límites». Pavkovic también señala la ironía acerca de los padres que viven y trabajan en Silicon Valley, los mismos que son notoriamente conocidos por imponer los límites más estrictos en torno al consumo de tecnología, tal vez porque entienden la tecnología de adentro hacia afuera y son más conscientes de su impacto y riesgos potenciales.

3. Ayude a sus hijos a entender el valor de su tiempo. Enseñar a los niños que se está monetizando el acceso a su tiempo, atención y privacidad es la mitad de la lección más importante sobre el uso de la tecnología; la otra es que están a cargo de cómo comparten estos preciosos recursos. “Los niños tienen un sentido innato de justicia, de lo correcto y lo incorrecto, y realmente no les gusta que los engañen. ¡Son increíblemente hábiles para retomar esto, especialmente durante esa fase de la escuela secundaria! Pavkovic recomienda pedirles a los chicos que cuestionen la forma en que se diseñan y comercializan los productos, y que sean conscientes de las elecciones que desean tomar.

YouTube, por ejemplo, necesita que mires y consumas sus videos y pases el mayor tiempo posible en su plataforma, por lo que recomienda videos que sus algoritmos predicen que tal vez quieras ver. Netflix funciona de manera similar: su CEO, Reed Hastings, ha dicho: «Obtienes un programa o una película que realmente te mueres por ver, y terminas quedándote despierto hasta tarde en la noche, así que realmente competimos con el sueño». Nunca debemos olvidar que hay una gran cantidad de aplicaciones y plataformas en el universo digital, todas deseando ser utilizadas y que su contenido sea consumido por nosotros. «Nunca es demasiado temprano para ayudar a los niños a comprender el marco básico de la economía digital», dice Pavkovic.

4. Acompañe a sus hijos. Así como los padres y madres nunca dejarían a sus hijos sin compañía en un aeropuerto o centro comercial, rodeados de extraños, los padres también deben tener una presencia constante a medida que sus hijos den sus primeros y entusiastas pasos en el mundo en línea. Pero no deberían detenerse ahí. «Necesitan saber que alguien está allí no solo para estar pendientes y supervisarlo, sino también para protegerlo y defenderlo si es necesario». Esto tiene que ir más allá de simplemente controlar el comportamiento en línea de los niños: se trata de ayudar a los niños a comprender el impacto de los hábitos tecnológicos y los pensamientos y emociones que resultan del uso de la tecnología. Mientras los niños exploran lo digital,  necesitan adultos para guiarlos. “Si los encuentras reacios a iniciar una conversación sobre sus experiencias (¡Muy probablemente será así con los adolescentes!), inicien hablando de ustedes mismos acerca de cómo, por ejemplo, le hace sentir el uso de Instagram, con ese desfile sin fin de cuerpos perfectos, cachorros y alimentos deliciosos que afectan tanto el estado de ánimo como al pensamiento. En realidad, es muy valioso compartir esto con tus hijos, quienes probablemente estarán usando la plataforma pronto».

5. Modela los mejores y más deseados comportamientos.¡Hazlo por los niños! Los padres ya hacen esto en muchos lugares, ya sea conduciendo o cruzando la calle de manera segura, comiendo bien, bebiendo con moderación, manteniendo la higiene personal e incluso teniendo las opiniones políticas o religiosas que están en línea con los valores familiares. La forma en que consumimos tecnología y qué tan grande es el espacio que forjamos en nuestras vidas es el último conjunto de mejores prácticas que necesitamos impartir a nuestros hijos. “Los padres tienen la enorme responsabilidad de modelar el tipo de ciudadanía digital que quieren ver que imiten sus hijos algún día: se necesita una aldea, como dice el viejo dicho, y son las escuelas, las empresas tecnológicas y las comunidades religiosas las que deben unirse y contribuir al cambio, pero nosotros, como padres,  somos ese primer punto de contacto de nuestros hijos para lograrlo».

 

Teodora Pavkovic es psicóloga, conferencista internacional y entrenadora de padres con sede en Nueva York. Visite su sitio web, sígala en Facebook o Twitter, o vea su fabulosa charla TEDx. Además, guarde su lugar en la Conferencia Virtual Emociones e Inteligencia Artificial y sintonice el panel de Aprendizaje del siglo 22 con Teodora junto a un increíble grupo de panelistas.

 

Murat Muhurdaroglu es Socio Gerente de Arma Consultancy and Learning Solutions, con sede en Estambul, Turquía. Es un Socio Estratégico  de Six Seconds y representante del Instituto DQ en Turquía,  que es un grupo de expertos internacionales dedicados a la educación en inteligencia digital. Puedes encontrar a Murat en LinkedIn.

 

Poster Descargable GRATIS

Este poster es un valioso recurso para mantener a la vista estrategias útiles para navegar en el complejo mundo del uso de la tecnología