Seleccionar página

Mejores amigos, baristas y clubs de lectura: Lo que Dice la Ciencia acerca de las Conexiones Sociales

Las investigaciones son contundentes: las conexiones sociales sólidas predicen la cantidad y calidad de nuestros días.  Por lo tanto, en una era marcada por la soledad y la conexiones más bien superficiales y medíaticas, 
¿cómo podemos construir aquellas conexiones que realmente necesitamos para prosperar?

El otro día, justo cuando estaba tomando el autobús para ir a casa, mi teléfono murió. El problema era que ¡necesitaba enviar un mensaje de texto a mi pareja para pedirle que me recogiera de la estación de autobuses! Las únicas otras personas en el autobús eran una familia mexicana: una abuela, una madre y su hija pequeña . Me armé de valor para pedirle a la madre que le prestara su teléfono, y ella respondió: «¡Por supuesto!» Terminamos charlando por un tiempo, y disfruté la oportunidad de practicar mi español. Tocamos una variedad de temas, pero uno en particular me quedó grabado: le dije que pronto me mudaría al otro lado del país para estar más cerca de mi familia, y ella asintió con la cabeza vigorosamente, señalando a su propia madre anciana frágil y sentada al lado de ella. «No sé qué haría sin ella», dijo, «estaría sola y enferma», dijo, señalando su cabeza.

Muchas sociedades ven a los ancianos como una carga costosa, pero esta señora creía que su madre de edad avanzada era la que la mantenía con vida. El tema es que un creciente número de investigaciones fascinantes confirman lo que esta señora de mediana edad siente instintivamente sobre su madre: la conexión social nos impide enfermarnos. De hecho, según múltiples estudios, las relaciones afectan nuestra salud mental y física más que cualquier otro factor. Y no se trata solo de relaciones cercanas, aunque esas son de vital importancia. Las interacciones positivas espontáneas, como la que se dieron lugar en el autobús mientras charlabamos son igualmente importantes.

Sentirnos conectados con los demás nos sostiene y nos protege, ósea literalmente nos mantiene vivos. Echemos un vistazo a algunos de los hallazgos de la sorprendente ciencia de la conexión social y de sus muchos beneficios, comenzando con la investigación de Susan Pinker sobre las «zonas azules», regiones donde la esperanza de vida supera con creces lo que se esperaba. ¿Qué están haciendo las personas en estas zonas de manera diferente que les ayuda a vivir a más de 100 años?

Fiesta en la cocina

¿Sabía que, en el mundo desarrollado, las mujeres viven en promedio de 6 a 8 años más que los hombres? Teniendo en cuenta que la esperanza de vida en estos lugares es de aproximadamente 78 años, esa es una diferencia significativa: ¡alrededor del 10%! Pero hay un lugar en el mundo donde los hombres viven tanto como las mujeres. Se trata de Cerdeña, una isla remota y montañosa frente a la costa sur de Italia, donde la súper longevidad es común a ambos sexos. Hay 6 veces más centenarios (centenarios) que en el continente italiano, y 10 veces más centenarios que en América del Norte. La investigación inicial de Pinker encontró que solo el 25% de la diferencia podría explicarse por la genética. El otro 75% se debe a diferencias en el estilo de vida. Por lo tanto, ¿qué tiene el estilo de vida de estas personas  que les ayuda a vivir a más de 100 años? ¿Y cómo podemos integrar esas lecciones en nuestras propias vidas? Resulta que mi experiencia en el autobús ofrece una idea de la respuesta, y de hecho Susan Pinker fue hasta Cerdeña para descubrirlo por sí misma.

Pinker entrevistó a los centenarios y a sus familias, y  descubrió lo que los mantenía con vida. Ciertamente no era una dieta baja en grasas y sin gluten (¿ha probado la cocina italiana?) Tampoco fue una visión positiva de la vida, ilustrada deliciosamente por un cascarrabias de 101 años llamado Giovanni Corrias. Se trabata del factor conexión social.

«Dondequiera que iba a entrevistar a estos centenarios, encontraba una fiesta en la cocina», dice Pinker, «descubrí rápidamente que en la zona azul, a medida que las personas envejecen y a lo largo de su vida, siempre están rodeados de familiares, amigos y vecinos. … La gente siempre está ahí o pasando por allí. Nunca se les deja vivir vidas solitarias, a diferencia del resto del mundo desarrollado «.

La hipótesis de Pinker sobre el vínculo entre la conexión social y la longevidad ha sido respaldada por los hallazgos de varios otros estudios de investigación longitudinal. Juliane Holt-Lunstad, investigadora de la Universidad Brigham Young, exploró este vínculo en una serie de estudios de decenas de miles de personas de mediana edad en los Estados Unidos. Grabó innumerables aspectos de sus vidas y estilos de vida: sus trabajos, ejercicio y hábitos alimenticios, estado civil, datos de relación y más, y luego esperó una década para ver quién había sobrevivido y cuán fuertemente cada uno de esos factores predijo la longevidad.

Aquí la misma Susan Pinker nos relata la historia en su TED Talk: (recuerda poner los subtítulos)

 

En caso de que no pueda ver el video, este es el resumen: los dos principales predictores de la longevidad fueron estos aspectos de la vida social: las relaciones cercanas y la integración social. Eran más predictivos de la longevidad que el beber alcohol, el tabaquismo, los hábitos de ejercicio o cualquier otra medida. Por relaciones cercanas, los investigadores no se referían necesariamente a la familia, sino más específicamente: ¿Tiene personas en las que pueda confiar? ¿Alguien a quien acudirías para obtener un préstamo o para consolarte durante una crisis existencial? Y por integración social, querían decir: ¿Conoces el nombre de la persona que te sirve café o te echa un vistazo en la tienda? ¿Eres parte de un club de lectura semanal, un grupo de póker, etc., donde tienes interacciones positivas con las personas de tu comunidad? Estos son los factores más importantes que determinarán cuánto tiempo vivirá y, según otros estudios de investigación, qué tan satisfecho estará con su vida.

¡Vale la pena!

De todos los estudios que demuestran la importancia de la conexión social, el más impresionante puede ser el Harvard Grant Study, que comenzó en 1938 y ha seguido a cientos de hombres y sus familias desde entonces. Es uno de los estudios de investigación longitudinal más completos que se hayan realizado, y ha encontrado una fuerte correlación entre las relaciones y la salud mental y física. De hecho, en palabras del antiguo director del estudio, George Vaillant, todo lo demás palidece en comparación: «Lo único que realmente importa en la vida son tus relaciones con otras personas». El estudio encontró que las relaciones fuertes son, con mucho, las más fuertes predictor no solo de la longevidad, sino también de la satisfacción con la vida. Robert Waldinger, el director actual del estudio, dice que los hallazgos han cambiado su comportamiento:

¿Puedes relacionarte con esto? A me toco de cerca.

¿Qué elecciones necesitarías hacer para sentirte más conectado con los demás, tanto esas relaciones de calidad como tu integración social en general?

¿Qué necesitaría cambiar para que realmente priorices tu conexión con los demás? ¿Cómo se sentiría una vez que lo hicieras?

En un mundo que está más desconectado que nunca, tenemos que elegir conscientemente crear y mantener relaciones, y eso requiere inteligencia emocional – lo dicen muy claramente las investigaciones:  es literalmente una cuestión de vida o muerte.

«Desarrollar la interacción en persona en nuestras ciudades, en nuestros lugares de trabajo, en nuestras agendas, refuerza el sistema inmunitario, hace que se circulen hormonas que promueven el bienestar a través del torrente sanguíneo y el cerebro, y nos ayuda a vivir más tiempo.  Es realmente una cuestión de vida o muerte». – Susan Pinker

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *