¿Dirías que piensas más clara y sabiamente sobre los problemas de otras personas que en los tuyos?

Ya sea que lo sepan o no, la respuesta para la mayoría de las personas es afirmativa, según una investigación reciente publicada en el Journal of Psychological Science. Este fenómeno, conocido como la paradoja de Salomón, está muy difundido: tendemos a razonar más sabiamente sobre los problemas de los demás que acerca de los nuestros. Aunque los investigadores han demostrado que esta es una tendencia real, también han encontrado una técnica simple y práctica para revertirla y aprovechar la sabiduría interna que yace en cada persona.

¿Cómo demostraron los investigadores que este fenómeno es real? y sobretodo, ¿cómo podemos aplicar la sabiduría que surge naturalmente cuando pensamos en los problemas de los demás más que en nuestras propias vidas?

Echemos un vistazo a la investigación y la  técnica  que crearon los investigadores.

 

La Paradoja de Salomón: Cómo Desatar la Sabiduría Interior

Normalmente pareciera que reservamos  nuestro razonamiento más sabio para resolver los problemas de otras personas, pero un estudio reciente encuentra que podemos revertir esta tendencia con una simple técnica.

 

El Rey Salomón, el tercer líder del Reino Judío, es sinónimo  de un hombre de gran sabiduría. Cuenta la historia que la gente viajaba grandes distancias para buscar su consejo. Sin embargo, vale recordar que él mismo, humano lleno de errores, no tenía una vida personal exenta de complejidad.  Se dice que tomó malas decisiones repetidas veces, tuvo una pasión descontrolada por el dinero y las mujeres, y se olvidó de instruir a su único hijo, el mismo que llegó a arruinar el reino. De ahí el nombre, la paradoja de Salomón. Mucha sabiduría para otros; pero no para uno mismo

Pero ¿es esto realmente cierto para nosotros que vivimos en el siglo XXI? ¿Realmente pensamos más sabiamente sobre los problemas de otras personas que en los nuestros?

Igor Grossman, psicólogo de la Universidad de Waterloo en Ontario, estableció una serie de experimentos para probar o refutar la paradoja de Salomón, y ver si hay algo que se pueda hacer al respecto.

En una digna oda al Rey Salomón, un mujeriego en serie que tenía cientos de esposas y concubinas, el experimento analizó la infidelidad y la sabiduría de las respuestas de los participantes.

La Paradoja de Salomón: La Historia de una Infidelidad

Grossman primero se propuso establecer la validez de la paradoja de Salomón. Grossman define la sabiduría como “un razonamiento pragmático que ayuda a las personas a sortear los desafíos de la vida”. Esto requiere trascender el punto de vista egocéntrico: reconocer los límites del propio conocimiento, tomar las perspectivas de los demás y ver las circunstancias en constante cambio “.

Para poner a prueba esta supuesta sabiduría  Grossman realizó un experimento con una cohorte de personas en relaciones románticas a largo plazo. Dividió a los participantes en dos grupos. El primer grupo imaginó que descubrió que su pareja los había engañado. El segundo grupo imaginó que la pareja de su mejor amigo había engañado a su mejor amigo. Luego, todos respondieron una serie de preguntas sobre el futuro de la relación que medía estos componentes clave de la sabiduría: la capacidad de tomar las perspectivas de los demás, reconocer los límites del conocimiento propio y buscar el compromiso.

¿Y qué encontraron?

Efectivamente, el grupo que imaginó a su mejor amigo siendo engañado obtuvo una puntuación mucho más alta en estas medidas de sabiduría que el grupo que se imaginó a sí mismo siendo engañado. Tenían un sentido más claro de autoconciencia y una mejor capacidad de empatizar; podrían retroceder de la situación y pensar en ello desde una perspectiva más amplia. Eran, de varias maneras clave, más emocionalmente inteligentes en lo que se refiere a la situación.

Después de haber probado la Paradoja de Salomón, los investigadores dieron un paso más al preguntarse: ¿es posible ayudar a las personas a distanciarse de su propio problema y pensar en él como si fuera el problema de un amigo?

 

 

La Paradoja de Salomón: ¿Cuánto de sabiduría puede aportarme?

Para probar esto, Grossman y sus colegas realizaron el mismo experimento que el anterior, pero con una diferencia. El grupo que imaginó que habían sido engañados se dividió en dos subgrupos. Instruyeron al primer grupo a pensar en ser engañado desde una perspectiva en primera persona, para realmente sumergirse en sus pensamientos y sentimientos. Este grupo se hizo preguntas como, “¿Por qué me siento de esta manera? ¿Cuáles son mis pensamientos y sentimientos sobre esto? “Pero el otro grupo pensó en ser engañado desde una perspectiva en tercera persona, como si estuvieran mirando a sí mismos y a su relación. Hicieron preguntas sobre ellos mismos en tercera persona, como “¿Por qué él o ella se siente de esta manera?”

¿Y qué encontraron? Los participantes en tercera persona calificaron más alto en razonamiento sabio que aquellos que lo pensaron desde la perspectiva típica de primera persona. De hecho, aquellos que se distanciaron de su propia experiencia fueron indistinguibles de aquellos que consideraron la situación de sus amigos en el primer experimento. La distancia psicológica, al parecer, es el tónico de la paradoja de Salomón.

Tal vez el Rey Salomón debería haberse imaginado viajando a gran distancia para buscar el consejo de un sabio. De acuerdo con esta investigación, eso es todo lo que necesitaba hacer para aprovechar la sabiduría interna.

¿Quieres comprobarlo por ti mismo?  Creamos esta hoja de trabajo para ayudarlo a imaginar un problema como si fuera de otra persona.

Puedes descargar la hoja de forma gratuita haciendo clic en el siguiente botón tan solo completando el formulario.

Descargue la plantilla gratuita de la Paradoja de Salomón

 

 

¿Grossman y sus colegas decidieron abordar una pregunta adicional  relacionada con la sabiduría: ¿Hace la edad una diferencia en términos de los hallazgos de estos experimentos

¿La sabiduría llega con los años?

Grossman y sus colegas querían ver un aspecto más de la sabiduría y la paradoja de Salomón. ¿Las personas adquieren sabiduría con la edad? ¿Más viejo y más sabio, como dice el refrán?

Para probar esto, reclutó a un grupo de participantes jóvenes (de 20 a 40) y mayores (de 60 a 80). Les dio un escenario diferente para considerar: en lugar de la infidelidad, les hizo imaginar un tipo diferente de traición por parte de un amigo cercano o un familiar. Al igual que en los otros estudios, algunos participantes pensaron en esta traición a partir de su propia experiencia y otros la consideraron como si le hubiera sucedido a otra persona. Luego respondieron preguntas para evaluar su sabio razonamiento sobre la situación.

Contrariamente a la creencia popular de que la sabiduría llega con la edad, los participantes mayores y menores tenían la misma probabilidad de razonar sabiamente sobre la situación, e igualmente susceptibles a la paradoja de Salomón. Y tenían la misma probabilidad de volverse más sabios al usar las técnicas de autodistancia. El grupo de mayor y menor edad era, en general, indistinguible.

Este es un hallazgo similar a la investigación de Six Seconds sobre la edad y la inteligencia emocional en general. Usando el SEI nuestra evaluación de inteligencia emocional, encontraron una correlación muy leve entre la edad y la inteligencia emocional, lo que significa que mientras que las personas mayores tenían una probabilidad ligeramente mayor de obtener un puntaje alto en EQ, no era una correlación muy fuerte.

La investigación de Grossman también apunta a otra verdad fundamental respaldada por otra investigación: las habilidades de inteligencia emocional son aprendidas. Tomar las perspectivas de los demás, aumentar la autoconciencia y la capacidad de conectar las decisiones presentes con objetivos más grandes son todas habilidades que se pueden aprender y que están altamente correlacionadas con el éxito personal y profesional. La técnica de autodistancia de Grossman es una de las muchas herramientas que las personas usan para mejorar una parte de su inteligencia emocional.

¿Quieres aprender más sobre la práctica de la inteligencia emocional?  Únete a nosotros hoy.

 

 

 

¿Quién es Six Seconds?

 

 

¿Por qué los líderes de organizaciones de la talla de Naciones Unidas, FedEx, Amazon, Qatar Airways eligen las herramientas y los métodos de Six Seconds?

  • Global: utilizado en 157 países y territorios, este enfoque funciona en todas partes.
  • Científico: las últimas investigaciones crean un enfoque sólido por parte de los pioneros en EQ: estas herramientas son confiables.
  • Práctico: no es suficiente hablar de inteligencia emocional: Six Seconds te ayuda a ponerla en acción.

 

Michael Miller

Michael Miller

EQ Librarian at Six Seconds
Michael Miller es escritor y colaborador de Six Seconds- La Comunidad de Inteligencia Emocional. Michael es un apasionado de la vida saludable y balanceada y de ayudar a otros a disfrutar de los mismo. Contacto: [email protected]
Michael Miller
%d bloggers like this: