¿Qué significa sentir y para qué nos sirve a los seres humanos ? Hoy en día, la mayoría de la gente ve las emociones como “buenas” o “malas”, lo que nos deja en un constante estado de lucha interna contra nuestros propios sentimientos. ¿Hay otra opción? ¿Y cómo llegamos a este punto?

Vamos a poner un ejemplo; tomemos un niño de unos ocho años. Su padre está ocupado lidiando con millones de tareas y quehaceres, ha sido un día largo y todos están bastante sensibles por el cansancio. El niño como es normal, está en lo suyo, es decir está siendo un niño , pero de pronto sucede que su Wii deja de funcionar y, como era de esperar, se enoja, grita y patalea. También ha sido un día largo para él. Supongamos que está muy molesto, irrazonablemente enojado, y actúa de esa manera: golpea algo, patea algo, grita y se ve abrumado por esta avalancha de sentimientos (y a la vez temeroso de la reacción de sus padres), entonces comienza a llorar… ¿Le es familiar la escena?

¿Cuál es la típica reacción de los padres?

Pues… en muchos casos….

Quitarle Importancia a las Emociones

Los padres entonces muchas veces hacen una pregunta,  pero probablemente también desestimen lo que está sucediendo: “Deja de llorar cariño, no es un gran problema”. “No deberías enojarte tanto”. O incluso el absoluto clásico de papá: “No lo lamentes o yo te daré algo por lo que llorar “.

¿Qué le acabamos de enseñar al niño acerca de los sentimientos? 

¿Qué has aprendido sobre este tipo de sentimientos, o emociones como la ira, el miedo, el dolor o los celos?

Alrededor de todo el mundo, la gente me ha expresado casi lo mismo: son sentimientos “negativos”. Incluso son “malos” sentimientos.

Por lo mismo , nos parecen incómodos, abrumadores, aterradores, fuera de control (y nos asusta aun más tener  “malos sentimientos” acerca de nuestros “malos sentimientos”).

Entonces, ¿cuál sería la respuesta natural y razonable a algo malo? Controlarlo. Empujarlo lejos. Cúbralo. Aplastarlo. O al menos, ocultarlo. Tal vez después de hacer algo de terapia, hasta “administrar”.

¿qué pasaría si simplemente aceptamos las emociones?

Cada vez más, estamos contentos de hacer eso con emociones “positivas”: la moda actual es que si no inundamos a nuestras familias, escuelas y oficinas con dicha entonces quizás solo seamos malos (porque la “felicidad” se ve como ideal). Pero incluso esta actitud está plagada de juicios; estamos limitando el poder motivador de los sentimientos a unos pocos seleccionados. Estamos decidiendo que algunas emociones son buenas … lo que requiere que los demás sean malos.

En los últimos 14 años de enseñar acerca de las emociones como un motor para el cambio positivo, he llegado a considerar que esta difamación de nuestra propia emoción es el mayor obstáculo para la inteligencia emocional. Entonces me gustaría proponer una forma diferente de pensar sobre las emociones.

Primero, exploremos un modelo intrigante de un científico llamado Robert Plutchik. Plutchik estudió la forma en que los animales experimentan, expresan y responden a las emociones. Vio, siguiendo la tradición de Darwin, que hay un propósito adaptativo para la emoción. Los sentimientos ayudan a los animales a sobrevivir al alertarlos de amenazas y oportunidades, y al proporcionar un mecanismo universal de comunicación entre especies. Si alguna vez has escuchado el enojado gruñido de un lobo, o has sido encantado por la sonrisa juguetona de un cachorro, entenderás esto perfectamente.

Plutchik propuso un modelo de ocho emociones básicas que tienen una respuesta fisiológica. Dijo que cada uno de estos podría ser más o menos intenso y podrían combinarse. Se los retrata como opuestos porque provocan respuestas fisiológicas opuestas:

   

 

Emoción ( respuesta fisiológica) Emoción ( respuesta opuesta)
Rabia ( ataque Miedo (Protección)
Asco ( Rechazo) Confianza( Aceptación)
Pena (Encerrarse) Alegría (Abrirse)
Sorpresa (detenerse) Anticipación (avanzar)

 

Existen muchas maneras diferentes de definir las emociones, pero los investigadores que explican las emociones dentro del contexto de la adaptación tienden a ver que estas respuestas fisiológicas básicas sirven para una necesidad diferente de supervivencia y (a) centran nuestra atención en una amenaza u oportunidad, y (b) motivan una respuesta.

Las Emociones Son Señales

La ira, por ejemplo, es una señal de que nuestro camino está bloqueado. Queremos avanzar pero  percibimos que alguien o algo está interfiriendo con eso, estamos enojados con la persona o la situación. La ira sirve para enfocar nuestra atención en la amenaza y motiva una respuesta de lucha para vencer el obstáculo.

Aquí hay una tabla de las ocho emociones básicas y una descripción probable del enfoque y la motivación provistos:

Emoción Básica Enfoque Motivación 
Rabia Problema Luchar o atravesar
Anticipación Oportunidad Aproximarse hacia aquello
Alegría  Oportunidad  Hacer más de aquello
Confianza Seguridad Conectarse con los otros
Miedo Amenaza Protección
Sorpresa  Inseguridad Detenerse y observar
Tristeza  Perdida  Rechazar

Podemos usar esta tabla para “descodificar” nuestras experiencias emocionales. Nos muestra que las emociones tienen un propósito, que hay valor en todos los sentimientos. Pero aún es fácil decir que algunos son “negativos” porque están relacionados con problemas o amenazas.

El miedo es una pregunta. ¿Por qué tienes miedo y para qué te sirve? Así como la semilla de la salud está en la enfermedad, porque la enfermedad contiene mucha información, tus miedos son un tesoro de autoconocimiento si los exploras.

Podemos tratar de eliminar o poner a un lado nuestros juicios y etiquetar a algunos de ellos como  “agradables” o “desagradables”, pero eso no funciona. En ocasiones, cuando creo que mi hijo me está desafiando, el poder expresar mi enojo se vuelve “agradable”. Por otro lado cuando perdí a mi padre, me sentí aliviado de poder sentir tristeza para expresar el pesar que tenia dentro de mi.

Otro enfoque es caracterizarlos como  emociones que nos “contraen” en lugar de “expandirnos”. Los sentimientos vinculados a los problemas reducen nuestra atención y  nos permiten concentrarnos en los problemas, para frenarnos, para restringir nuestros riesgos. En el otro extremo, algunos sentimientos nos dan energía para mirar hacia afuera, es decir “expandirnos” más y tomar riesgos. De todas las caracterizaciones duales de la polaridad de las emociones, creo que esta es mi preferida porque es genuina y sin prejuicios.

Sin embargo, me gustaría dar un paso más. En el budismo, y en muchas otras tradiciones religiosas, por ejemplo, existe una noción de “no dualidad”. En lugar de lo bueno y lo malo como opuestos, se los puede considerar como uno, un todo con lados equilibrados. Esto se representa visualmente en el símbolo yin-yang. En ese gráfico, el universo (un círculo) es mitad y mitad … pero no está realmente dividido. El blanco y el negro están entrelazados, son un círculo con dos aspectos.

¿Podríamos tomar una perspectiva no dualista acerca de las emociones?

En lugar de caracterizar los sentimientos como opuestos (bueno / malo, agradable / desagradable, contraer / expandir), ¿existe alguna manera de verlos como un todo unido? A menudo las personas en mi trabajo describen las emociones en un continuo: un espectro de un extremo a otro, tomando una emoción y es opuesto a los extremos de la recta numérica. Esto tiene algún mérito porque estamos comenzando a vincularlos como parte de un todo, pero esta visión sigue siendo dualista: del mismo modo en que existen números enteros positivos y negativos en la recta numérica.

Volvamos a la definición de ira: te sientes enojado cuando avanzar en una dirección pero tu camino está bloqueado. Así que la ira surge de esa sensación de percibir un obstáculo. Entonces, ¿qué podríamos llamar ese sentimiento de “querer ir a algún lado”? Tal vez anticipación?

¿O tal vez el compromiso es una versión más poderosa de esa palabra? En ese caso, podríamos decir que en realidad no existe la ira sin compromiso: si no quieres ir a ninguna parte, ¡no te enojarás! En otras palabras, no son dos cosas separadas: la ira solo existe en contraste, en equilibrio, en el contexto del compromiso.

¿Qué tal el miedo? El miedo es un mensaje de amenaza potencial, una señal de que algo que te importa está en riesgo … así que si algo no te importa, no sentirás miedo. En otras palabras, el miedo y el cuidado (también conocido como amor) también son una no dualidad. La tristeza surge cuando estás perdiendo a alguien o algo que importa: una relación significativa, una persona significativa. Pero cuando sentimos ese sentido de significado e importancia, lo experimentamos como alegría.

Finalmente, el disgusto es una señal de transgresión.  Significa que las reglas están rotas, los acuerdos en riesgo, los sistemas y las estructuras de relación están en peligro. Sin embargo, si no confiamos en esas mismas cosas, si no indican una sensación de seguridad y equilibrio, entonces no nos importaría si estuvieran en peligro.

Entonces, ¿son realmente opuestas?

En este punto, estoy bastante conforme con la hipótesis de las emociones, no como opuestos, sino como totalidades. La oscuridad y la luz de la vela, pero todavía hay algo que falta…

He estado pensando en este problema durante varios años, y recientemente escuché una idea que me gustaría considerar. Tuve el privilegio de formar parte de un panel con Dan Shapiro, profesor de Harvard Law & Medical Schools, y coautor de Más Allá de la Razón: Usando las Emociones para Negociar. El tema de la conferencia  era la inteligencia emocional y espiritual en el contexto de las negociaciones, organizada en la Facultad de Derecho de Harvard. Al describir el desafío de identificar primero -y luego tratar con las emociones en la compleja danza de la negociación- el sucinto resumen de Dan fue el siguiente: “¡Es realmente difícil!”.

Su propuesta era básicamente notar la emoción, y luego ir más a fondo hacia una pregunta más profunda: ¿cuál es la necesidad básica detrás de esta emoción?  Dado que existe un número relativamente pequeño de necesidades básicas, tal vez cinco, es más sencillo pensar en esto y dar con aquella necesidad por descarte. Finalmente, para una necesidad exitosa, Shapiro nos explico que si podemos atender a las necesidades básicas de la otra parte,  de una manera convincente es mucho más probable que surja una verdadera negociación. 

Las Emociones, un Lenguaje Complejo

Cuando se habla de necesidades básicas, la premisa es que surgirá toda una gama de emociones en respuesta a una necesidad que se cumple o no se cumple. En Nonviolent Communication, Marshall Rosenberg y sus colegas han realizado un trabajo maravilloso que ilustra estas dinámicas. Al escuchar a Shapiro usar las necesidades básicas como una forma de explicar la dinámica emocional de la negociación, me pregunté si podríamos mirar las “no dualidades emocionales” a través de este lente:

Rabia- compromiso: está ligado al deseo de moverse, a la necesidad de lograrlo. Es bastante fácil ver que este par de emociones surge junto con una necesidad básica que podría llamarse logro.

Cuando sentimos Asco-confianza, significa que el contrato social que produce el orden es vulnerable (este contrato puede encontrarse dentro de nosotros mismos, y cuando vamos en contra de nuestros propios preceptos sentimos que el disgusto se torna hacia el interior de uno mismo).

Si bien el miedo también indica riesgo, por lo general no está vinculado al contrato, sino a la implicación humana. Y es la confianza que señala la seguridad; así que tal vez la garantía específica de la confianza se equilibra con un peligro específico de disgusto, en cuyo caso esta construcción está ligada a la necesidad básica de seguridad. Si bien la dinámica Miedo-amor puede surgir de una conexión con un objeto inanimado (miedo a perder un hogar), sospecho que está más profundamente arraigada en el deseo de nutrir a los demás, de estar en equilibrio o en armonía. Estar conectado. Esto podría llamarse la necesidad de pertenencia.

Nuevamente, la dinámica Tristeza- alegría parece surgir en una variedad de situaciones, pero he estado pensando en la biología de la alegría. La alegría es producida por los opiáceos que se absorben en muchas partes del cerebro, pero especialmente en la corteza frontal, el lugar desde donde ejercemos nuestro pensamientos más estratégicos y sofisticados . Se trata sin duda es una combinación  intrigante porque implica que de alguna manera que cuando comprendamos verdaderamente, obtendremos la recompensa de la felicidad interna. ¿Podríamos llamar a esa búsqueda de significado la necesidad de un propósito?

 

Tres Mensajes Importantes Acerca de las Emociones

Es probable que en nuestra vida diaria, haya más necesidades básicas que estas, y ciertamente muchas, muchas “necesidades”. Las necesidades y deseos están relacionados con una gran variedad de sentimientos. Pero tal vez si podemos llegar a un nivel simple, la complejidad de nuestros sentimientos se vuelve más fácil de entender y de gestionar. Si bien no estoy seguro de si estas etiquetas son totalmente adecuadas, hay tres mensajes clave que espero que se lleven:

Dejen que las lágrimas fluyan por sí mismas: ya que no son incompatibles con la paz interior y la armonía.
Séneca

1.Las emociones son señales que cumplen una función. No deben ser “obedecidas ciegamente”, pero tampoco deben ser ignoradas.

2. Existe una conexión innata entre las necesidades y las emociones. Al tratar de darle sentido a los sentimientos propios o ajenos, considere que pueden ser señales de una necesidad central.

3. Aunque los sentimientos pueden ser incómodos y abrumadores, resista el impulso de juzgarlos y de juzgarse a usted mismo y a los demás por tenerlos. En cambio, considere que cada sentimiento es parte de una historia más grande, una historia de lo que es realmente más importante.

 


Gracias Ayman Sawaf por compartir Lazaru

0 Comments

Leave a Reply

¿Extraes sabiduría de tus emociones? Cuéntanos cómo...

12 + 14 =

Follow me

Joshua Freedman

Joshua es uno de los expertos más prestigiosos en el desarrollo de la inteligencia emocional en el mundo. Con la calidez y autenticidad que lo caracterizan, Joshua se ha dedicado a volcar lo último de la ciencia en métodos prácticos para mejorar la calidad de las relaciones interpersonales y asegurar el éxito duradero. Actualmente lidera la comunidad más grande de profesionales e investigadores en el mundo.
Follow me
%d bloggers like this: