Todo comenzó hace unos 2.000 años cuando Platón escribió: “Todo aprendizaje tiene una base emocional”. Desde entonces, científicos, educadores y filósofos han trabajado incansablemente para probar o refutar la importancia de los sentimientos. Desafortunadamente, durante gran parte de esos dos milenios, el pensamiento común estuvo más en línea con: “Las emociones nos entorpecen el camino. Nos impiden tomar buenas decisiones y nos impiden concentrarnos.” En las últimas tres décadas, cada vez más numerosas las investigaciones que están demostrando exactamente lo contrario.

Definición e Historia de la Inteligencia Emocional

En la década de 1950, Abraham Maslow escribió acerca de cómo las personas podría mejorar sus fortalezas emocionales, físicas, espirituales y mentales. Su obra inspiró el llamado movimiento “Potencial Humano”, que podría ser considerado la mayor celebración del humanismo desde el Renacimiento. En los años 70 y 80 esto condujo al desarrollo de muchas nuevas ciencias enfocadas en la capacidad humana. Se estaban realizando investigaciones serias para definir tanto las emociones como la inteligencia. Uno de estos investigadores fue Peter Salovey, ahora Preboste y profesor de la Universidad de Yale. Salovey dice que en las últimas décadas, las creencias acerca de las emociones y la inteligencia han cambiado –  la inteligencia era antes pensada en términos de perfección, pero ya  se estaba reconociendo que hay algo más en la vida. Es decir, en vez de que la emoción fuera considerada una perdición, como alguna vez lo fue, ya estaba siendo reconocida como algo de un valor sustancial. 

¿Prima el Corazón sobre la Cabeza, o la Cabeza sobre el Corazón?

Hay un debate en curso sobre los orígenes de “EQ”, pero el consenso es que se origina a partir de la publicación seminal de un artículo llamado “Inteligencia Emocional” por Peter Salovey y John “Jack” Mayer en el año 1990. El artículo definió “EQ como una inteligencia capaz de ser sometida al escrutinio científico.” Salovey y Mayer son ambos coautores del concepto, aunque cuentan que el articulo se presento con el apellido de Salovey en primer lugar, debido a que Mayer perdió en un lanzamiento de moneda, cara o cruz. La dupla ha publicado desde entonces numerosos artículos, y su definición de EQ ha evolucionado con el tiempo:

“La inteligencia emocional es la capacidad de percibir emociones; para acceder y generar emociones para ayudar al pensamiento; comprender las emociones y el conocimiento emocional; y regular reflexivamente las emociones para promover el crecimiento emocional e intelectual “.

En otras palabras, se trata de cuatro partes:

1. Percibir y sentir las emociones,
2. Utilizar las emociones para asistir al pensamiento,
3. Entender las emociones, 
4. Gerenciar las emociones.

Tal como escribe David Caruso:

“Es muy importante entender que la inteligencia emocional no es lo contrario de la inteligencia, no es el triunfo del corazón sobre la cabeza – es la intersección única de ambos.”

Daniel Goleman: Un Modelo para Enseñar Inteligencia Emocional

Daniel Goleman se basó en la investigación de Salovey y Mayer, así como varios otros investigadores importantes , completar su libro más vendido, Inteligencia Emocional. Además de las investigaciones, Goleman documentó las mejores prácticas en educación en el campo y en particular prestó especial atención a dos programas escolares, “Self-Science” de Six Seconds y el programa de Desarrollo Social de las Escuelas de New Haven. También habló con muchos científicos  e investigadores tradicionales y vio de que manera este  trabajo estaba conectado con lo que estaba ocurriendo  en las escuelas y organizaciones de vanguardia. (Aquí incluimos una  entrevista con Goleman donde él relata los orígenes de este proyecto.)

En 1997, el equipo de Six Seconds buscó tomar esas mejores prácticas y crear un marco para la enseñanza y la practica sistemática de las habilidades de inteligencia emocional o EQ, como se le conoce de manera abreviada. Six Seconds va más allá de la definición científica, captando el valor práctico de conceptos que valen la pena enseñar y aprender. En el año 1997,  Six Seconds compone su propia definición de inteligencia emocional: “La capacidad de crear resultados óptimos en tus relaciones contigo mismo y con los demás”.

¿De qué Manera Presentamos la Inteligencia Emocional como un Conocimiento “Practico”?

Six Seconds además desarrolló un modelo que captura esas prácticas en tres áreas: “Conócete a ti mismo”, “Elígete a ti mismo” y “Entrégate a ti mismo”, con ocho habilidades específicas. El enfoque de Six Seconds refleja la visión de David Caruso: El objetivo es integrar el pensamiento y el sentimiento para vivir más eficazmente.

El Modelo de los Seis Segundos se centra en la acción – dentro de los tres pasos de acción, o “actividades”, hay ocho competencias asimilables. Estas son medidos por las evaluaciones de inteligencia emocional que ha desarrollado Six Seconds, y existen una amplia base de evidencia de que estas habilidades se incrementan y mejoran a partir de capacitaciones y entrenamientos específicos.  (White Paper: EQ Increase).

  1. Sintonízate, obtén los datos. Esto se llama “Conocerte a ti mismo”.
  2. Haz una pausa y reflexiona para responder (en lugar de reaccionar). Esto se llama “Elegirte a ti mismo”.
  3. Da el paso adelante con propósito y con compasión. Esto es “Entregarte a ti mismo”.

Presentamos en Modelo de Six Seconds y la explicación acerca de las competencias del Modelo en detalle..

¿Se Crean Sentimientos a Partir de los Pensamientos?

Aunque que los diversos modelos de inteligencia emocional estructuran el concepto de manera diferente, todos se ocupan de la integración de la emoción, la razón y la acción. Sin embargo ya teoría formulada antes de la creación del término “EQ” sugiere que la emoción es un subproducto del pensamiento, por lo tanto  los modelos EQ indican que la emoción es significativa para sí misma. Para ilustrar este concepto,  Six Seconds emplea un triángulo para mostrar que los pensamientos, sentimientos y acciones están igualmente entrelazados.

Otro destacado investigador cuyo trabajo inspiró a Goleman y al equipo de Six Seconds fue Antonio Damasio. En El Error de Descartes  Damasio describe cómo funcionan las emociones en el cerebro creando el sentido de identidad de la personas y guiandolas en la toma de decisiones racionales. Damasco continúa discutiendo este trabajo en El sentimiento de lo que Sucede, otra de sus obras donde se sostiene que nuestro sentido de ser consciente se origina en las emociones.

La Neurociencia de las Emociones

Las contribuciones de Damasio proporcionan una fuerte evidencia de que sería artificial separar pensamiento y sentimiento. Otros investigadores van aún más lejos. Candace Pert, neurobióloga líder, quien escribió Moléculas de Emoción, fue jefe de la sección de Química Cerebral de los NIH de 1982 a 1988, y luego catedrática  de la Escuela de Medicina Johns Hopkins. Antes de su prematuro fallecimiento, Pert estaba trabajando en cómo aplicar sus revolucionarios hallazgos a una nueva cura para el cáncer.

La perspectiva de Pert es que el “pensar” ocurre en el cerebro y el cuerpo. Todo tipo de “información” se procesa en todo el cuerpo: ideas, sentimientos e incluso impulsos espirituales. Mientras que el cerebro tiene la mayor capacidad de procesamiento, no es necesariamente quien conduce enteramente el proceso. La afirmación de Pert queda ciertamente muy lejos de la idea de que el cerebro “racional” es el centro de la esencia humana. (Este es un enlace a la entrevista con la Dr. Pert sobre la neurociencia de la emoción)

 

¿Puedes Medir tu Inteligencia Emocional?

Mientras que algunos investigadores se han centrado en definir las habilidades de la inteligencia emocional, otros se han enfocado en efectos. Actualmente existen muchos estudios de casos contundentes que muestran los beneficios del desarrollo de la inteligencia emocional.

Reuven Bar-On se ha interesado por las competencias no cognitivas desde mediados de los años ochenta. Desarrolló una prueba que mide el auto-reporte de estas competencias, una prueba que fue re-calificada por su editor como EQ-i. La definición de Bar-On es: “La inteligencia emocional es un conjunto de capacidades, competencias y habilidades no cognitivas que influyen en la habilidad de tener éxito en afrontar las demandas y presiones ambientales”. De nuevo similar al enfoque de Six Seconds, Bar-On se centra en la resultados del mundo real.

El Dr. Bar-On explica cómo su trabajo es similar y diferente al de Salovey / Mayer: “Ambos estamos asumiendo un esquema cognitivo e intentando demostrar empíricamente que este concepto no es personalidad. Se relacionan principalmente con un conjunto específico de habilidades emocionales y un potencial para el comportamiento (inteligencia emocional), mientras que me estoy centrando en el funcionamiento emocional y social o comportamiento (comportamiento emocional y socialmente inteligente) “.

Otra definición útil viene de Q-Metrics, los creadores del mapa EQ. Ellos nos dicen: “La inteligencia emocional es la capacidad de sentir, comprender y aplicar efectivamente el poder y la perspicacia de las emociones como fuente de energía, información, confianza, creatividad e influencia humanas”. Una idea clave de este modelo es que tener una capacidad o habilidad no es suficiente para crear resultados en el mundo real.

La directora ejecutiva de Q-Metrics, Esther Orioli, explica: “Conozco a muchos directores ejecutivos que tienen la habilidad de empatizar o dar apoyo positivo. Ellos no lo hacen. Por qué no? Porque ellos simplemente no lo consideran importante. “Orioli señala que cuando los líderes ven de  ciertas conductas crean resultados más positivos, ellos son capaces de cambiar sus valores. “Los valores nos dictan cómo empleamos nuestro tiempo y recursos. Si enseñamos las habilidades de la gente de una manera abstracta, sin relacionarlas con su sistema de valores y creencias, no hay ningún beneficio real “, concluye Orioli.

Una de las herramientas de medición más actuales es la Evaluación SEI de Inteligencia Emocional de Six Seconds, SEI; la misma que fue  diseñada  pensando en el desarrollo de las habilidades.  Centrada en ocho competencias asimilables dentro de un modelo simple y claro, el SEI provee retroalimentación perspicaz y muchas sugerencias para el  desarrollo de EQ. El propósito es ayudar a las personas a mejorar la forma en que utilizan las habilidades de EQ en su liderazgo y su vidas vida.

Actual Progreso de la Ciencia en Materia de Emociones

Aunque han transcurrido más de 25 años desde que Salovey y Mayer publicaron su innovadora investigación original acerca de la inteligencia emocional, todavía se podría decir que este es un concepto reciente en términos científicos. La ciencia de la “inteligencia” se desarrolló activamente a partir de 1900, y más de 115 años después, todavía estamos definiendo la inteligencia básica. Así que sin duda el campo de la inteligencia emocional continuará desarrollándose.

Bar-On nos dice que la clave es refinar la investigación de desarrollo, efectos y evaluación. Él predice que también veremos: “Una conexión más clara entre la IE, el desempeño individual / grupal y la productividad grupal / organizacional. Como resultado de esta actividad, tendremos una visión mucho más precisa y empírica de lo que este concepto representa es – es decir de lo que puede y no puede hacer. “

El Dr. Salovey ofrece una conclusión similar: “Estoy de acuerdo con el Dr. Bar-On. Creo que en la próxima década veremos más investigaciones enfocadas en habilidades emocionales y competencias capaces de predecir – y anticipar resultados positivos, en casa con la familia, en la escuela y en el trabajo. El verdadero desafío es demostrar que la inteligencia emocional tiene una importancia vital y más transcendente que otros conceptos psicológicos que se han discutido durante décadas como la personalidad y el coeficiente intelectual. Creo que la inteligencia emocional promete mucho.”

Comparación de Modelos de EQ

All the models touch on understanding yourself, taking charge of yourself, and then applying that awareness and ability in your interactions with others.

  Auto-Conciencia Auto-Regulación Aplicación
Mayer/Salovey Percibir 
Entender
Usar Manejar
BarOn Al interior de la persona Adaptabilidad
Manejo del Stress
Estado de ánimo
Interpersonal
Goleman Auto-Conciencia Auto- Regulación Otros-Conciencia
Relaciones
Q-Metrics Sentir-Percibir Entender  Aplicar
Six Seconds Conocerse  Elegirse  Entregarse 

 

Última revisión: 25 de mayo de 2017. Este artículo apareció por primera vez en la revista Six Seconds: EQ Today, Nov 2002 por Joshua Freedman

Follow me

Joshua Freedman

Joshua es uno de los expertos más prestigiosos en el desarrollo de la inteligencia emocional en el mundo. Con la calidez y autenticidad que lo caracterizan, Joshua se ha dedicado a volcar lo último de la ciencia en métodos prácticos para mejorar la calidad de las relaciones interpersonales y asegurar el éxito duradero. Actualmente lidera la comunidad más grande de profesionales e investigadores en el mundo.
Follow me
%d bloggers like this: